Follow by Email
Facebook
Google+
http://jaumelluisgarcia.com/2017/05/17/capacidad-de-llorar/">
Twitter
YouTube

Las lágrimas son el vehículo donde viajan nuestras emociones

Las lágrimas son el vehículo donde viajan nuestras emociones

Aunque parezca mentira en nuestra sociedad está bastante mal visto llorar. Si a eso le añadimos que es un hombre el llorica, aquí saltan chispas.

¿Por qué los hombres no pueden llorar?

En realidad hacer esta pregunta me parece absurdo, y no tendría  que ser necesario que se produjera esta situación.

A mí personalmente me fastidió muchísimo tener a dos personas represoras a mi lado durante el entierro de mi madre. Tenía ganas de llorar y no pude. Reprimir las ganas de llorar es duro, y no le recomiendo a nadie que pase por mi propia experiencia personal.

Pienso que llorar es un mecanismo saludable de nuestro cuerpo, y que se tendría de  dar con más frecuencia.

Puedes llorar de rabia, de risa, de frustración, de pena y me atrevería a decir que de cualquier emoción.

Desde aquí reivindico el derecho a llorar, y que nos atrevamos a exteriorizar nuestras emociones. Basta ya de personas que te miren mal y te ridiculicen. Tienes que atreverte a superar todas las críticas, y mi consejo es que no dejes de llorar.

No dejes de llorar para mi significa que eres una persona sensible y muy humana. Eres un ser maravilloso con la emoción a flor de piel, y eso a mí particularmente me fascina.

Desde aquí como hombre muy llorón, reivindico que los hombres sean libres de llorar e inundar sus ojos de lágrimas.

Yo me considero un ser privilegiado porque lloro con muchísima facilidad, y porque a mi mujer y compañera de vida le encanta que sea capaz de llorar.

Aquí también pido más comprensión para los hombres extremadamente sensibles, y que no se los juzgue con tanta dureza. Dadles una oportunidad para que puedan darle libertad a sus lágrimas.

Paradójicamente hoy en día, algunas mujeres en su lucha por el feminismo, creo que se han pasado de frenada, y han sucumbido ante el machismo más rancio. No las culpo por ello ya que en su afán de superarse y ocupar puestos sociales de liderazgo reservados a los hombres; se han olvidado de su lado femenino.

Puede que si eres una mujer que acaba de leer este último párrafo te escandalices y me dediques unos cuantos insultos. Si es así, he dado en la diana y pienso que aún no está todo perdido.

Si quieres puedes recuperar tu capacidad de llorar y emocionarte, porque es posible que seas una dura ejecutiva con un montón de subordinados hombres a tus órdenes. Quizás sin tu misma saberlo te has vuelto más recia que el hombre más inhumano.

No quiero extenderme más pero solo te invito a que pienses en la señora Margaret Thatcher conocida con el sobrenombre de “La Dama de Hierro”.

Si eres así y quieres recuperar tu capacidad de emocionarte y llorar, solo te pido que me escribas y me cuentes tu historia.

A mí me gusta escuchar y me gustan los seres humanos sin distinción de sexo, raza, religión o pensamiento que son capaces de manifestar sus emociones con la libertad de viajar en el vehículo de las lágrimas.

 

 



4 thoughts on “Las lágrimas son el vehículo donde viajan nuestras emociones”

  • ¡Hola Jaume!

    Vengo de una familia llorona … mi abuelo, mi madre, y mi hermana y yo.

    Creo que ni es bueno “no llorar” ni pasarse el día “llorando” . El equilibrio personal de cada uno es fundamental ¿No te parece?

    Soy empresaria y también me toca lidiar con “egos machistas” …

    Lloremos lo justo ¿no? y que los hombres también lloren de alegría ¿no?

    Un abrazo!

    • Estoy de acuerdo contigo en el tema del equilibrio que quizás sea el punto más difícil de mantener. Nuestra vida moderna se parece cada vez más a la ruedad del hamster en donde corrermos detrás de una zanahoria y a veces me pregunto ¿Con que objetivo?

  • Somos seres emocionales y espirituales. Y eso está por encima de género o creencias. Si tu biología necesita llorar, hay que escucharla. Nos irá mucho mejor cuando expresemos abiertamente las emociones. Gracias por tu sinceridad Jaime

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *